Ingresar

Batalla Punta de Quebracho - La revancha de Obligado

 

Si hay fechas de valor histórico, el 4 de Junio de 1846 es una de las más salientes tanto como injuriosamente olvidada. 

 

En aquel día la artillería Argentina al mando del General Lucio Norberto Mansilla libró la batalla que dio fin a las pretensiones colonialistas de Francia e Inglaterra, sobre nuestra soberanía.

La escuadra Anglo Francesa que 7 meses antes había sobrepasado el río Paraná en la heroica batalla de La Vuelta de Obligado, retornaba del Paraguay con los frutos del comercio que por la fuerza pretendía consolidar. Desoyendo los inapelables argumentos de nuestra incipiente patria, ingleses y franceses pretendieron dominar nuestros ríos pero se encontraron con una resistencia que no habían tenido en México, o en la China, donde doblegaron a fuego de cañón las aspiraciones soberanas de aquellos pueblos. 

Apostado el General Mansilla en la Angostura de Quebracho colocó la artillería a la margen del río Paraná que durante 3 horas fustigó a la flota invasora provocándole daños irreparables de tal magnitud que varios buques mercantes fueron hundidos por sus propios capitanes para que no cayeran en manos de los argentinos, e inutilizó gran parte de la flota de guerra. La moderna flota de guerra aliada contaba con vapores blindados y cañones rotativos. Contra la mejor tecnología militar de entonces estaban los antiguos cañones nacionales que dieron una lección de valentía y coraje que selló la suerte de los “interventores”.

Las cuantiosas pérdidas que sufrieron los invasores, la férrea defensa de la soberanía nacional, la convicción de que nuestro pueblo no se rendiría a ninguna potencia exterior por más poder que se le enfrentase determinó el fin de la guerra que se selló con los tratados de 1848 y 1849 sin la Argentina ceder ningún punto a las pretensiones de los imperios enemigos. Nuestro pabellón fue saludado por los derrotados y redimido nuestro honor.

La lucha por la independencia, a diferencia de lo que se enseña en la historia oficial, no termina con la derrota de los españoles en 1825 la sella la Confederación Argentina en este día glorioso.

Sergio Daniel Boico

 

Salta